• Domingo, 23 de Febrero de 2020

Tras la publicación del aumento por decreto en el Boletín Oficial, los industriales piden que la suba se ajuste al “tamaño y tipo de empresa”


  • Sábado, 04 de Enero de 2020

SE ANUNCIARÁ SUBA PARA ESTATALES

Desde la CAME destacaron que “no es lo mismo el sector textil que el aceitero, ni se puede comparar la rentabilidad de un pequeño comercio ubicado en grandes ciudades que en el interior profundo”



El Gobierno oficializó este sábado el aumento de salarios de $ 4.000 para los trabajadores del sector privado y ratificó que la semana próxima se anunciará un esquema de incremento para los estatales y los docentes.

Así lo afirmó el ministro de Trabajo Claudio Moroni, quien destacó que el aumento busca “ponerle un piso a las paritarias de 2020” y ratificó que la semana próxima se anunciará un esquema “muy parecido” de incremento para estatales y docentes. “Este decreto trata de recuperar el poder adquisitivo de los salarios más postergados. Es un incremento salarial, no es un bono ni un pago extraordinario. Estamos poniendo un piso a las paritarias de 2020”, explicó el funcionario en diálogo con Radio 10.

"Dispusimos un incremento de salarios de 3 mil pesos para el mes de enero y mil pesos más para el mes de febrero” dijo Moroni, al tiempo que detalló que con esta decisión que impactará en 6.700.000 trabajadores “hacemos lo que queremos hacer en toda la economía, fijar condiciones e inyectar a la economía 20.000 millones de pesos en los sectores más postergados”.

En tanto, Moroni anunció que la semana próxima se anunciará “algo muy parecido” para los docentes y trabajadores estatales. “La decisión política ya está tomada, están terminando de redactarlo”, indicó. Sobre el sector público, Morini dijo que “va a ser un ingreso de alcances similares a éste”, y señaló que la administración del Estado “es una cosa grande y compleja, hay empresas del estado, organismos descentralizados, con convenios y esquemas de pagos distintos”. “En esas grillas salariales lleva tiempo, pero saldrá en algún momento de la semana que viene”, concluyó.

 

El reclamo de los empresarios y los industriales

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) aseguró este sábado en un comunicado que “reconoce la necesidad de una recomposición salarial”, aunque reclamó que los incrementos sean “diferenciales por región, tamaño y tipo de empresa”. “No es lo mismo el sector textil que el aceitero, ni se puede comparar la rentabilidad de un pequeño comercio ubicado en grandes ciudades que en el interior profundo”, destacó la misiva.

En ese sentido, desde CAME se argumentó: “La mayoría de las pymes estamos pagando dos cuotas del bono de 5 mil pesos, que eran cinco cuotas de mil, y ahora el decreto establece un incremento salarial de 3 mil pesos más y mil extras en febrero”.

“A todo ello, hay que sumarle también los compromisos anteriores de paritarias”, subrayó la entidad. En un comunicado, apuntó: “La CAME reconoce la necesidad de una recomposición salarial, fundamental para que se reactive el consumo, aunque solicita que los aumentos sean diferenciales por región, tamaño y tipo de empresa, porque hay sectores más afectados por la crisis”.

“El decreto establece para las pymes un pequeño diferencial porque quedarán eximidas por tres meses del pago de las contribuciones patronales con destino al Sistema Integrado Previsional Argentino con relación sólo al aumento dispuesto, es decir por los 3 mil o 4 mil pesos”, enfatizó. En tanto, remarcó: “Venimos pidiendo créditos especiales con tasas diferenciales de disponibilidad inmediata y sin trabas burocráticas para poder enfrentar estos compromisos y un sistema de asistencia REPRO express para firmas con dificultades”.

Por su parte, el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, afirmó que está “de acuerdo” con el pago del incremento al sector privado, pero advirtió sobre la presión para las economías regionales y las dificultades para el financiamiento: “Hoy no hay financiamiento y hay que propiciar algún mecanismo que les permita pagar los aumentos a las pymes y a las economías regionales”.

En ese escenario, el también titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) sostuvo: “Filosóficamente, estamos de acuerdo”. “La intención es buena con los sectores más perjudicados en los consumos básicos por los niveles de inflación”, analizó.

Sin embargo, cuestionó: “¿Cómo se financia en un país sin acceso al crédito y con las economías regionales bajo presión?”. En diálogo con radio Mitre, Funes de Rioja enfatizó: “Planteamos la necesidad de encontrar algún tipo de financiamiento especial a tasas bajas para pagar esto”. “Hoy no hay financiamiento y hay que propiciar algún mecanismo que les permita pagar los aumentos a las pymes y a las economías regionales”, argumentó el empresario.

Fuente: Infobae

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.