• Viernes, 01 de Marzo de 2024

Margarita Stolbizer: "Entre Bullrich y Larreta, yo lo elijo a Larreta"


  • Lunes, 01 de Mayo de 2023

La diputada de Juntos por el Cambio participó del Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de Periodismo de la Escuela de Comunicación de Perfil. Críticas a la candidatura de Jorge Macri en la Ciudad. Rechazo a la gestión de Massa. Y la condena a prisión de Cristina.



Margarita Stolbizer participó de una conferencia de prensa organizada por estudiantes de Periodismo de Escuela de Comunicación del Grupo Perfil, donde definió su preferencia por Horacio Rodríguez Larreta dentro de la fuerte interna que atraviesa la coalición de Juntos por el Cambio. "Larreta es quien ha expresado de mejor manera la idea que para poder gobernar se necesita diálogo, amplitud, acuerdos", sostuvo.

La diputada nacional de Juntos por el Cambio también también se refirió a la gestión del ministro de economía Sergio Massa. "Tenía como objetivos reconstruir la confianza en el sistema económico y político y frenar la inflación, pero no sólo no los cumplió, sino que hoy estamos mucho peor que antes", declaró Stolbizer, en el Ciclo de Entrevistas a cargo de Rodrigo Lloret, director de Perfil Educación

—¿Jorge Macri pueda ser candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad siendo intendente de Vicente López en uso de licencia?

—Lo veo mal, pero esa práctica la he visto demasiadas veces en nuestro país. Soy de la provincia de Buenos Aires, y veo que no hay un gobernador que tenga origen en la provincia desde hace muchísimos años, creo que el último fue Eduardo Duhalde. Y ha ocurrido muchas veces esto de cambiar de domicilio para aspirar a una candidatura en otro lugar, y como no hay reproche social, se viene repitiendo. Si a eso le agregamos que Jorge Macri siendo intendente, fue funcionario en el Gobierno de la ciudad, ejerciendo un cargo y manteniendo el otro, me parece aún peor. Estas son cuestiones que la sociedad debería mirar con mucho más rigor.

—¿A qué candidato presidencial le gustaría apoyar en las PASO?

—Si bien todavía no está claro quiénes serán los candidatos, me gustaría que Facundo Manes lo sea. Yo me fui del Congreso en el 2017, y pensé que no iba a volver. Pero en el 2021, con la llegada de Manes a la política, me entusiasmé. Lo conozco desde hace años y muchas veces intenté tentarlo para que ingresara en la política, sin lograrlo. Y en el 2021 él me pidió que lo acompañara y planteó en ese momento la idea de ingresar a la política con un proyecto presidencial. Es una persona que reúne las mejores condiciones porque está muy preparado y tiene mucha capacidad para armar equipos, además de tener mucha integridad personal. Pero la política implica hacer acuerdos, alianzas, y aún no se sabe si llegará a ser candidato finalmente. De todas formas es el que personalmente más me gusta.

—En caso de que tuviera que optar entre Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta. ¿A cuál de los dos elegiría?

—Entre Bullrich y Larreta, yo lo elijo a Larreta porque no creo justamente en que haya que profundizar la grieta o los extremos de la grieta. Y en esto me parece que Larreta es quien ha expresado de mejor manera la idea que para poder gobernar se necesita diálogo, amplitud, acuerdos, y también compartir con otros que no piensen lo mismo que uno.

—¿Cómo tomó que Mauricio Macri haya dicho que hay que “semidinamitar” el espacio político que usted conforma

—Las coaliciones tienen en común la diversidad de sus componentes. Tengo en mi trayectoria política más peleas por afuera que por adentro, porque justamente no creo que la grieta haya sido buena para el país. Me considero representante de un pensamiento político socialdemócrata, de centro izquierda, y lo que intento, dentro de esa coalición, es tratar de equilibrar y ayudar a aquellos que podrían hacerlo. Di el ejemplo de Facundo Manes, que es una persona que tiene un pensamiento más progresista, más humanista y por eso ingresé con él a Juntos por el Cambio. No ha sido fácil, pero estamos allí para marcar la diferencia. Lo que no podemos hacer en una coalición es pretender que todos pensemos lo mismo.

—¿Cómo evalúa la gestión de Sergio Massa como ministro de Economía?

—La gestión de Massa es mala y los números están a la vista. Al asumir, Sergio Massa tenía como objetivos reconstruir la confianza en el sistema económico y político y frenar la inflación, pero no sólo no los cumplió, sino que hoy estamos mucho peor que antes. Considero a Massa un dirigente político muy capaz, entre la mediocridad general que tiene la política en la Argentina, es formado, estudioso y trabaja incansablemente, pero al mismo tiempo es una persona tremendamente ambiciosa. Por eso él llegó a un gobierno que ya estaba mal con la intención de plantarse y construir su propia carrera, pero asumir ante el Ministerio de Economía en ese momento fue como agarrar “una papa caliente”. Por más que lo haya intentado, los resultados reflejan que no pudo demostrar sus capacidades.

—Algunos analistas hablan de un gobierno acéfalo y que Alberto Fernández no terminará su mandato. ¿Usted qué piensa?

—Nunca diría que es un gobierno acéfalo. Nuestro sistema es muy presidencialista, más que todo por cómo nuestra Constitución define el Estado de Derecho y la cantidad de atribuciones que le da a la figura del presidente. Y hoy vemos que tenemos un presidente que anticipa que no va a aspirar a la reelección, y cuya figura está muy debilitada. Ahora esa debilidad nace del mismo método en el que fue designado como candidato presidencial, donde fue una decisión que tomó y comunicó la hoy vicepresidenta. Luego la gestión de Alberto Fernández fue mala, y como resultado hoy tenemos un gobierno con una autoridad presidencial débil, pero no un gobierno acéfalo. En cuanto a la posibilidad de que termine antes el mandato, me parece que eso no va a ocurrir. Pese a la mala evaluación de la gestión están bastante atornillados en el poder y no veo a ninguno de ellos con la intención de irse antes, porque ni siquiera reconocen los errores o los problemas que tienen. De todas formas, si eso ocurriera, tampoco tenemos que darnos la cabeza contra la pared porque la Constitución establece los mecanismos necesarios para resolver ese tipo de situaciones. Igualmente, insisto, no veo que eso vaya a ocurrir.

—Usted fue una de las principales denunciantes en las causas contra Cristina Fernández. ¿Qué opina sobre la tesis del kirchnerismo que sostiene que la vicepresidenta está proscripta?

—No tengo ninguna duda sobre los delitos penales de los que Cristina Fernández es responsable, de hecho he sido denunciante de muchos de ellos de los que creo debe ser condenada. Ya tiene una condena que no está firme, que es por la Causa Vialidad. Hay otras dos causas que se reanudarían que son los de Hotesur y Los Sauces, y en ambas yo intervine. En ellas hay una cantidad de delitos como cohecho, dádivas, asociación ilícita, negociaciones incompatibles, lavado de dinero y demás. Pero yo no estoy pidiendo penas de prisión porque, lamentablemente, en nuestro país eso no sirve para nada. La duración de las causas en las que se investiga la corrupción es eterna y si llega a condena firme, no va a tener edad para ir presa. Por eso no estoy reclamando prisión, pero si condena, y dentro de las condenas establecidas para ese tipo de delitos, me parece importante la pena de la inhabilitación para ocupar cargos públicos. Aún así, es mentira que haya proscripción tras la condena por Vialidad, porque la proscripción es cuando no se le permite a alguien que sea candidato. Ella tiene hoy una condena que no está firme, quiere decir que todavía depende de instancias superiores que sea definitiva. Por lo tanto, ella puede presentarse a cualquier candidatura en las próximas elecciones. Tampoco me animaría a decir que es el fin del kirchnerismo, aunque sí creo que está en una etapa de crisis muy fuerte. La presencia o no de Cristina Fernández en las listas de las próximas elecciones puede ser determinante

​—Agradecemos su participación en este Ciclo de Entrevistas con estudiantes de Perfil Educación y le damos la posibilidad de cerrar el reportaje con un comentario final.

—Sigo pensando que nuestra democracia, con todas las dificultades y los déficit que tiene en estos 40 años, sigue siendo el sistema que debemos defender. Y en este marco, también se debe exigir que quienes tenemos la responsabilidad y el privilegio de representar a los demás, cumplamos con ese deber.

Por Romina Ledesma, Mariana Coria y Laura Alvarez

Estudiantes de Periodismo de Perfil Educación

Escuela de Comunicación

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.