• Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Cristina se bajó y va de vice de Alberto Fernández


  • Sábado, 18 de Mayo de 2019

"Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que integraremos juntos", afirmó la expresidenta en un video. La jugada favorece un entendimiento con Massa y otros actores del peronismo.



Cristina Kirchner anunció que no será candidata a presidenta apenas 48 horas después que la Corte Suprema decidiera que el próximo martes deberá enfrentar su primer juicio oral por corrupción. Pero lo hizo con una sorprendente verónica, de alcances todavía difíciles de medir, para postularse como candidata a vicepresidenta de su ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández. 

"Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que integraremos juntos, él como candidato a presidente y yo como candidata a vice", afirmó en un video, en el que reconoce que con su ex funcionario "tuvimos diferencias", pero destaca: "Lo conozco hace 20 años y Jefe de Gabinete durante toda la presidencia de Néstor Kirchner y lo he visto decidir, acordar, y buscar siempre la mayor amplitud del Gobierno". 

El ex jefe de Gabinete fue un actor destacado -pero no el único- en la fallida negociación con la Corte Suprema para suspender el primer juicio oral a Cristina, que terminó estrellándose en la pared de los poderes fácticos, que al revertir la decisión del máximo tribunal le entregaron a Cristina una breve muestra de lo que podría esperarle en un eventual tercer mandato.

En el video Cristina pareció buscar la épica y estética de otras instancias dramáticas del peronismo como el renunciamiento de Evita, por el tono dolido y acaso dejando traslucir una encerrona vital que se emparenta con una situación similar del país. Pero también a jugadas más maquiavélicas como aquella fórmula de transición que encabezó el débil Héctor Campora, para gobernar un breve período y luego entregar el poder a Perón.

El condicionamiento de los poderes fácticos, sobre todo de Estados Unidos, y su incidencia en la complicadísima situación económica que deberá enfrentar el próximo presidente sobrevuela el anuncio. "El mundo actual y Latinoamérica en especial han mutado para mal, estamos en tiempos álgidos de disputa comercial, tecnológica, militar y política, tenemos que tener los argentinos la suficiente inteligencia y visión práctica para que esta disputa por el mundial no nos arrastre a una mayor dependencia y pobreza", sostuvo en un párrafo muy significativo de su mensaje.

Cristina venía enviando mensajes de acercamiento a Trump, que sin embargo no dudó en involucrarse personalmente en el respaldo a la reelección de Macri. Una línea que contaba en la región con el apoyo abierto del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el más importante aliado de la Casa Blanca en la región. Bolsonaro directamente hizo campaña contra la ex presidenta, a quien cuestionó en dos declaraciones públicas, la última desde Estados Unidos, junto a George W. Bush, el ex presidente republicano. Más claro imposible.

Alberto Fernández siempre fue del kirchnerismo uno de los funcionarios más cercanos a la embajada de Estados Unidos y hace semanas que frecuentaba sus vínculos en esa potencia, para transmitir la idea de una Cristina más racional y moderada. Habrá que ver si la jugada de entronizarlo como presidente y ubicarse en el segundo lugar de la línea de sucesión, logra desactivar esas aprensiones.

La decisión también favorece acuerdos al interior del peronismo, especialmente con Sergio Massa, una obsesión del kirchnerismo de las últimas semanas. Es que el tigrense tiene alrededor de 10 puntos que son vitales para asegurar un regreso del peronismo al poder. "Esto favorece y mucho la posibilidad de un acuerdo", afirmaron a LPO desde las filas de Massa.

Alberto Fernández trabajó con Sergio Massa y siempre mantuvo un diálogo abierto. En no pocas declaraciones lo calificó como el único dirigente del peronismo con votos propios en el peronismo por fuera de Cristina.

Cristina dejó en claro en su anuncio que la fórmula que integrará con su ex jefe de Gabinete se presentará en las primarias, es decir, deja así abierta la puerta a integrarse a una interna amplia con los peronistas de Alternativa Federal, que hasta ahora se resistían a competir con ella.

En su mensaje Cristina subraya que en el encuentro que tuvo días atrás en la sede del PJ anunció que estaba dispuesta a acompañar el proceso que viene "desde el lugar que me toque". "No se trata de volver al pasado ni repetir lo que hicimos del 2003 al 2015", agrega en otro tramo en un mensaje en el que aborda varias veces la necesidad de ampliar la base política del próximo Gobierno por la complicada situación económica que deberá enfrentar, en especial el crecimiento de la deuda externa.

"Mi decisión es una contribución a la construcción de un país distinto", concluye Cristina, que en su decisión sin embargo es probable que deje incómodos a varios en el kirchnerismo porque la tomó en soledad y no está claro que nivel de consenso despierta Alberto Fernández en su movimiento. En ese sentido, su nombre parece más apuntado a enviar señales de moderación y acercamiento a factores de poder externos que a consolidar un espacio que lidera de manera monolítica.

Fuente: LPO

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.