• Miércoles, 18 de Septiembre de 2019

El Central tuvo que subir la tasa al 70% para amortiguar el pico histórico del dólar


  • Jueves, 25 de Abril de 2019

DÓLAR IMPARABLE

LA DIVISA LLEGÓ A COTIZAR A $ 47,50 PARA DESPUÉS ACOMODARSE A $ 46,30. EL RIESGO PAÍS SUPERÓ LOS MIL PUNTOS Y AHORA REVIERTE EL ALZA POR UN REBOTE DE LOS BONOS.



La incertidumbre en los mercados sigue al rojo vivo y el castigo a la Argentina no se detiene. Tras el miércoles negro, en la apertura de la jornada de este jueves el riesgo país quebró la barrera de los mil puntos y el dólar saltó más de dos pesos en la primera hora de operaciones para cotizar a $47,50 en los bancos oficiales.

Desde antes de la apertura de los mercados en Argentina, la jornada ya pintaba tormentosa por la apreciación del dólar a nivel mundial. Incluso antes de que se empezara a operar a nivel local, el riesgo país ya había quebrado la barrera de los mil puntos y llegaba a 1011, lo que deja más que a las claras la desconfianza en el país. El cierre de ayer había sido en 950 puntos, tras tocar los 963.

Esa incertidumbre se trasladó rápidamente a la cotización del dólar, que a los 25 minutos del inicio de las operaciones ya había saltado casi dos pesos en el Banco Nación: de los $44,90 del cierre de ayer a $46,80. Luego, llegó a tocar los $47,50 -el máximo histórico de la moneda estadounidense- para después acomodarse a $46,30. En tanto en el segmento mayorista el pico fue de $46,55, mientras que ahora se estabilizó a $45,27.

Sucede que ante este nuevo récord, el Banco Central salió a jugar fuerte y además de su clásica subasta de 30 millones de dólares del mediodía, convalidó una suba de tasa a 70,03%. Una medida muy peligrosa, ya que si bien hizo descender el billete más de un peso, todavía se mantiene muy por encima de la rueda anterior y sin duda tendrá un efecto importante en el nivel de actividad económica. 

Como agravante, la suba del riesgo país y la disparada del dólar se combina con el alza de los seguros contra el default (CDS) que estuvieron en torno a los 1.300 puntos en un inédito avance del 50% en menos de dos semanas.

Esto es un buen termómetro del temor de los mercados a un default argentino, lo que explica el masivo cierre de posiciones de los activos locales, que al no encontrar compradores se desploma su valor y se dispara su rendimiento.

Por ejemplo, los ADRs de las empresas argentinas en Wall Street hoy volvieron a caer hasta un 13% y muchas de ellas acumulan una pérdida mayor al 40% en el año, demostrando lo "baratas" que están para el mundo. Por su parte, algunos bonos como el AY24 ya rinden cerca del 20% en dólares.

Tan rotunda fue la caída que los operadores aprovecharon para cerrar posiciones vendidas y recomprar activos a este menor precio, lo que provocó su consecuente rebote y la estabilización del riesgo país en 974 puntos.

No obstante, la debacle de los papeles argentinos no deja de ser menor y viene profundizándose desde el mes de marzo, en el cual la llamada "fuga de capitales" se reavivó un 83,7% mensual y pasó de 964 millones de dólares a 1.771 millones, no tanto por la compra de dólares para atesoramiento de los pequeños ahorristas sino por el desarme de posiciones en pesos de fondos de inversión.

El avance del tipo de cambio se dio en paralelo a este movimiento, acumulando un alza del 17% desde principios de marzo y de casi un 10% desde que se firmó el famoso "pacto de caballeros" de precios congelados que difícilmente pueda mantenerse de continuar esta tendencia.

De esta manera, se va acercando cada vez más al techo de la banda de $51,45 que fijó Sandleris, quien tampoco tiene demasiadas herramientas para defenderlo. "Cuando vos tenes una corrida con 150 millones de dólares por día no la vas a poder parar. Pensá que el año pasado llegaron a vender hasta 1.500 millones en una sola rueda. La apuesta del Banco Central ahora es que la gente se quede sin pesos antes que ellos se queden sin dólares. Pero es un juego peligroso porque apuesta a la profundización de la recesión", aseguró el analista Christian Buteler.

Otra de las consecuencias de este nuevo valor del tipo de cambio es la espiralización del ratio del stock de deuda sobre PBI, que ya roza el 100% del producto, un nivel que despierta dudas sobre la capacidad de repago argentina.

Fuente: LPO

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.