• Sábado, 15 de Junio de 2019

Economía: la reactivación sería más débil que lo esperado


  • Domingo, 16 de Diciembre de 2018

La economía estaría muy cerca de tocar fondo. Pero la velocidad del repunte hace dudar al Gobierno, que está cabeza a cabeza con Cristina Fernández.



Hace exactamente un año, Guillermo Calvo visitó la Argentina. El economista argentino radicado en Washington insistió junto a su colega Carmen Reinhardt (experta en historias de crisis económicas) que era inevitable que el Gobierno recurriera al FMI, ante la necesidad de contar con un prestamista de última instancia. En ese momento, nadie le prestó atención.

Ahora Calvo visitó de vuelta el país invitado a participar de la CIEF (Conferencia Internacional de Economía y Finanzas) y realizó nuevas advertencias. Se concentró sobre todo en el duro programa monetario que implementó el Banco Central: "La verdad es que hoy ya ningún país utiliza el control de agregados monetarios para combatir la inflación, entre otros motivos porque los factores de creación de dinero son múltiples". Y enseguida puntualizó que "la única certeza que tenemos es que este tipo de políticas lo único que logrará es alargar la recesión".

En los últimos días se multiplicaron las críticas al esquema monetario que el Gobierno negoció con el FMI para estabilizar las variables financieras. Resumiendo, se trata de controlar de manera estricta la expansión de dinero por parte del Central, junto con la definición de una zona de no intervención en la que la entidad no puede comprar ni vender dólares.

 

El programa que se puso en marcha a principios de octubre consiguió el objetivo inicial: estabilizar el dólar, aunque pagando el precio de una elevada tasa de interés. Pero tras la nueva devaluación de agosto, que había llevado a la divisa de $ 28 a más de $ 40, era imprescindible controlar el tipo de cambio cueste lo que cueste para evitar una espiralización de la inflación (en septiembre tocó un pico de 6,5%).

Desde la UIA también enfatizaron el efecto que esta política está generando en el aparato productivo. Esta semana fue especialmente duro el titular de la entidad fabril, Miguel Acevedo. "En el año ya perdimos 40.000 puestos de trabajo. Esta política de altas tasas y control monetario ya la tuvimos y dio muy malos resultados". Pero además advirtió que "es cierto que el dólar está más estable, pero la corrida no terminó. Sólo lo controlan con tasas muy altas".

El rendimiento de las Leliq que coloca el BCRA entre los bancos para llevar adelante su política monetaria habían tocado un máximo de 74% y bajaron hasta 59%. Pero en los últimos días se notó cierta fatiga. Ya no es tan fácil bajar las tasas de estos niveles sin que la consecuencia sea una suba del tipo de cambio. El viernes la divisa tocó los $ 39 para el público.

Las tasas de interés siguen altas en pesos, pero también en dólares. Eso se refleja en el aumento del riesgo país, que va camino a superar niveles récord durante la gestión de Mauricio Macri. El viernes superó los 760 puntos y títulos como el Bonar 2024 pasaron a rendir arriba del 12% anual en dólares. Un mal clima en los mercados internacionales y la incertidumbre por el resultado electoral de octubre afectan negativamente la percepción de los inversores.

 

Ambos fenómenos, la tasa de Leliq al borde del 60% y el riesgo país en máximos, no traen buenos presagios para la economía argentina. Ambos factores combinados harán mucho más pesada una posible reactivación económica.

En general, los economistas coinciden con el Gobierno en que se está muy cerca o ya se habría llegado al piso de la caída de la actividad. Sin embargo, hay divergencias de opinión sobre cómo será el rebote. El pronóstico que realizó el Ministerio de Hacienda sobre un rebote con forma de "V" hoy ya parece haber quedado atrás. Según el ministro Nicolás Dujovne, para el cuarto trimestre de 2018 la economía debería estar creciendo a un ritmo de 8,5% anual. Hoy esa meta luce imposible. Fuente: Infobae

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.