• Viernes, 19 de Julio de 2019

YPF tuvo un nuevo derrame de crudo en su principal yacimiento de Santa Cruz


  • Viernes, 30 de Noviembre de 2018

YACIMIENTO LOS PERALES

EL INCIDENTE SE SUMA AL PRODUCIDO EN LA PROVINCIA DE NEUQUÉN, A PARTIR DEL CUAL EL GOBERNADOR LE QUITÓ LA LICENCIA AMBIENTAL A LA PETROLERA.



La ola de derrames de la petrolera de bandera nacional parece no tener fin en este último trimestre del año. En el tercer incidente de importancia en pocas semanas, YPF tuvo un nuevo inconveniente en su principal yacimiento de la provincia de Santa Cruz, a partir del cual se generó una filtración en una de las válvulas de seguridad de los oleoductos.

Se trata del yacimiento Los Perales, el más importante de la compañía en esa provincia y uno de los que tiene más potencial en todo el país dentro de los no convencionales. 

El accidente fue confirmado por la petrolera que afirma desconocer los motivos que desencadenaron el hecho y reconoció que el área afectada alcanzó los 3.000 metros cuadrados. Además, YPF comunicó que lleva recuperados el 80% de los fluidos y continúa con las tareas de recuperación y saneamiento en la zona

Este incidente se suma, entre otras cosas, al escándalo producido en Neuquén -donde el gobernador Gutiérrez sancionó a la estatal con un histórico fallo al quitarle la licencia ambiental para poder operar en el yacimiento Bandurria- y al derrame de 720.000 litros de crudo en Chile, el mayor en las últimas décadas en el país trasandino, lo que despierta muchos interrogantes en el sector respecto al manejo de la compañía.

 

"El mayor problema, más allá de que esto sea una suma de casualidades o efectivamente un desmanejo en los patrones de seguridad, radica en el deterioro de la imagen de la empresa en el exterior, en un mundo cada vez más atento a la cuestión ambiental. Recordemos que YPF necesita urgentemente de muchos socios para poder desarrollar el no convencional, ya que el resto de sus yacimientos están en declinación, y estas cosas no lo ayudan para nada", manifestó Andrés Di Pelino, vocero del Centro de Estudio de la Regulación Económica de los Servicios Públicos (Ceres) de la Universidad de Belgrano.

"El Estado argentino no tiene del todo claro lo que quiere hacer con esta empresa. Que una firma que tuvo al petróleo como su nave insignia desde su creación se vuelque a las energías renovables es algo que produce mucho ruido", agregó Di Pelino.

Asimismo, la petrolera no está ajena a la situación macroeconómica y según cuentan en el sector, se vio muy golpeada por la devaluación y cayeron mucho sus ventas en la línea de naftas Premium, una gran apuesta que habían impulsado desde la gestión de Gutiérrez.

Fuente: LPO

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.