• Lunes, 15 de Octubre de 2018

Detienen en Colombia a un cubano que planeaba atentar en la Argentina


  • Viernes, 16 de Marzo de 2018

Gutiérrez Sánchez fue detenido en Bogotá sospechado de planear un atentado contra diplomáticos norteamericanos



La policía colombiana capturó el martes por la noche a un ciudadano cubano, vinculado con el grupo Estado Islámico (EI), que pretendía atentar primero en Bogotá y, después, en la Argentina, en su lucha "contra el nuevo orden mundial".

Raúl Gutiérrez Sánchez, de 45 años, se había relacionado con grupos jidahistas de España, por lo que era investigado por los servicios de seguridad españoles.

El presunto terrorista permanece en la cárcel Modelo de Bogotá, tras la decisión del juez 45 de Control de Garantías, que lo acusa de concierto para delinquir agravado y terrorismo. Los agentes hallaron la conexión argentina en uno de sus celulares, según adelanta el diario colombiano El Tiempo. Gutiérrez, que fue capturado en Pereira, planeaba obtener la nacionalidad colombiana para moverse con más facilidad por el continente.

 

El fiscal Néstor Humberto Martínez mostró públicamente su descontento luego de que se filtrara la detención del presunto jihadista. "Yo lamento que esto se haya filtrado a los medios de comunicación, porque lo que de verdad importa es avanzar en las investigaciones que estamos haciendo con autoridades de la Argentina y España. Lo importante es que hemos prevenido una actividad terrorista. El terrorismo internacional es una amenaza global", se lamentó el funcionario.

El primer plan de Gutiérrez, previsto para la semana pasada, perseguía asesinar a funcionarios de la embajada de Estados Unidos en Colombia. Para ello pretendía colocar una bomba en la Zona Rosa de la capital. El primer intento fracasó y la detención se produjo antes de llevar a cabo la segunda operación.

Una vez conocida la detención, la Fiscalía colombiana relató con detalle los planes del ciudadano cubano, incluso las conversaciones mantenidas a través de la red Telegram y por teléfono con sus cómplices, Matin Muhanad, Said Samuid y Francisco Quintana, que sería su contacto en la Argentina. Los dos primeros instruyeron al acusado en el manejo de explosivos para "dar muerte a un número plural de ciudadanos norteamericanos", según el fiscal.

En una de las conversaciones detectadas, Gutiérrez dijo que gracias a sus seguimientos a 29 funcionarios diplomáticos había detectado el local donde acudían a almorzar, e incluso reconoció que solicitó trabajo allí lavando platos. "Y como alcanzas a atacar, te vas a sacrificar", indicó Muhanad en esa conversación. "Si toca, toca, si logro salir bien", contestó el cubano en el relato leído por el fiscal.

 

El propio detenido se encargaría de fabricar la bomba siguiendo las instrucciones de Muhanad, compuesta por pólvora, tornillos y tuercas dentro de una mochila, con un detonador de 20 centímetros, lo que le otorgaría 10 segundos para huir del local.

El proceso de radicalización de Gutiérrez no había pasado desapercibido para la Policía española, que le detectó a través de las redes sociales, en las que había usado el término jihadista en su nombre de usuario. El Ministerio de Interior informó en Madrid que el ciudadano cubano estaba inmerso "en un profundo proceso de adoctrinamiento y que había experimentado una progresiva radicalización".

Incluso su aspecto físico sufrió una profunda transformación en los últimos meses, "con vestimenta asociada a una estética radical". En las imágenes suministradas por la policía colombiana aparece afeitado y con ropa convencional.

Fuente: La Nación

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.