• Sábado, 21 de Abril de 2018

La desaparición de Santiago Maldonado


  • Sábado, 09 de Septiembre de 2017

LEO NO SIN SORPRESA QUE LA FAMILIA DE MALDONADO, Y EN PARTICULAR SU HERMANO SERGIO, HA CALIFICADO DE “PELOTUDECES” LOS DICHOS DE UN MATRIMONIO DE LA ISLA DE TIERRA DEL FUEGO, QUE DICE HABER TRASLADADO A MALDONADO EN SU AUTOMÓVIL DESDE ESQUEL HASTA LA LOCALIDAD DE TECKA, EL PASADO 22 DE AGOSTO EN HORAS DEL MEDIODÍA. LA MUJER SOSTIENE CON ABSOLUTA CONVICCIÓN QUE SE TRATÓ DE MALDONADO EL PASAJERO TRANSPORTADO.



Es cierto que la versión tiene algunos matices poco convincentes, como el hecho de que el matrimonio dijo desconocer la realidad que se vivía en todo el país a consecuencia de la mentada desaparición, no obstante los 22 días de ocurrido el hecho, y sin que la pareja tuviera el menor conocimiento del fenómeno. Bastaba con oír una emisora radial, leer un periódico  o ingresar a Internet para saber lo que estaba pasando.

No obstante, la mujer manifiesta con singular convicción, que se trataba de Maldonado la persona transportada, describiendo su aspecto físico, y destacando un hecho que aún cuando trivial, aludía a un suceso real, cual fuera el saludo de su cuñada, que le hiciera días antes al Maldonado por sus cumpleaños.

Desde luego que puede tratarse de una versión que no se corresponde con la realidad pero es un dato que debe ser investigado a fondo, ya que hubo un pasajero en el automotor de esta gente, y lo que interesa saber en el caso es de quien se trataba. Surge incluso la posibilidad de que fuera otra persona que ya estaba desaparecida desde hace un año a esta parte, y con problemas de salud, todo lo cual despertó legítimamente la esperanza de su familia, de que fuera esta persona y no Maldonado.

Fuera quien fuera, hay intereses legítimos para conocer lo ocurrido en el caso concreto.

Pero quiero detenerme en la posición de la familia de Maldonado, y de su abogada, la Dra. Verónica Heredia, a quien conozco desde su primera infancia, y posteriormente, ya recibida de abogada en la Universidad de Comodoro, en el desenvolvimiento de su trabajo profesional.

Una mujer apasionada, defensora de causas nobles, como son los derechos humanos, pero fanatizada en su visión, focalizada en una concepción política y filosófica de degradación de las instituciones del Estado, y en particular de las fuerzas de seguridad, quienes para ella son los mismos que protagonizaron la devastación de un pueblo durante la dictadura militar.

Tuvo su rol protagónico en el caso de Iván Torres, logrando que los organismos internacionales condenaran al Estado Argentino por su responsabilidad en aquel suceso.

Las pasiones tienen la singularidad de que no nos permiten observar la realidad con objetividad. Desde la mirada apasionada, la verdad ocupa un plano secundario, y el móvil primero es hacer todos los esfuerzos para que la visión estructurada en nuestra concepción apasionada de las cosas se materialice en hechos concretos.

Visto así, me pregunto: Para la familia de Maldonado, su hermano como vocero, su cuñada y su abogada, ¿hay alguna posibilidad humana que amerite la valoración de otro camino en la investigación del caso, como por ejemplo, los dichos de este matrimonio, que afirma haberlo transportado en su automotor por la zona del conflicto?

También me pregunto: ¿Para la familia de Maldonado interesa como razón primera de la búsqueda su aparición con vida, por ejemplo a partir de una información que daría cuenta de su paradero días después de los sucesos del 1° de agosto? ¿O para la familia de Maldonado el interés primero es que lo haya secuestrado la Gendarmería, todo lo cual hace presumir que la posibilidad de que se halle con vida es remota?

Si observamos objetivamente ambos planteos, caemos en la cuenta que cualquier persona sensata, comprometida afectivamente, irá detrás de cualquier pista que pueda dar cuenta de que Maldonado se halle con vida en algún lugar de la región.

¿Se acuerdan del caso de María Cash? Su padre dedicó su vida hasta que falleció, a ir detrás de cada pista que aparecía en la investigación, sin importarle si la información había sido recepcionada por las autoridades judiciales o habría sido ponderada favorablemente par su análisis.

Ocurría que para ese hombre no había otro interés que la aparición con vida de su hija, y para este objetivo lo movía el impulso existencial de recuperar su sangre, su esencia, su amor, su construcción terrenal, su motivo para vivir, es decir, todo lo que representaba para él  la desaparición de su ser.

No me da la impresión que las cosas sean de este tenor en el caso que nos ocupa.

Las pruebas de que la Gendarmería secuestró a Maldonado no son elocuentes. Hay indicios de algún que otro testimonio, pero la declaración de Santana es poco creíble. Es la mano derecha de Jones Huala.

Si la Gendarmería sustrajo a Maldonado, debemos pedir el máximo de los castigos para sus responsables, y seguir trabajando como sociedad y Estado en la depuración de las fuerzas de seguridad.

Pero le pido a quienes opinan distinto que sean capaces de objetivizar su visión, y argumentar conmigo, que si no fue la Gendarmería, deberán reflexionar profundamente acerca de sus pasiones enceguecidas.

Las fuerzas de seguridad no son ni han sido santos de mi devoción. Estuve durante la dictadura estudiando abogacía en la Universidad de Córdoba. Nuestros sentimientos más íntimos eran de repudio al régimen. Siendo aún más joven, durante el último año de mi secundaria, vinieron a mi casa a buscarme pero no vivíamos ya en ese lugar. El indulto de Menen me produjo una enorme conmoción emocional.

Ahora trato de ser reflexivo, de no sumarme a los apasionamientos ciegos, de jugar a los extremos. Si la gendarmería se llevó a Maldonado hubo de ser el fruto de un exceso de alguno de sus operadores, pero no un plan sistemático de un Estado encaminado a ese fin. Esta mirada de las cosas es retrógrada, es irracional, y lo peor es que quienes lo sostienen así, en su fuero íntimo saben que no es cierto, y que lo hacen para sembrar caos y desestabilizar al gobierno y consecuentemente a las instituciones de la República. Son verdaderos traidores a la Patria, que se esconden en maniobras maquiavélicas y perversas, detrás del caos, la anarquía y el derrumbe del régimen de gobierno.

¡¡Que Santiago Maldonado aparezca con vida!! Que si hay culpables de su desaparición, recaiga en ellos todo el rigor de la ley.

Que si finalmente Santiago Maldonado es localizado en cualquier lugar y circunstancia, ajena a las acciones de la fuerza e seguridad, que la sociedad tenga la grandeza de reconocer sus yerros.

EDUARDO JOSE CONDE

Diputado Provincial Cambiemos

 

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.