• Sábado, 21 de Abril de 2018

El Código es importantísimo, pero debe elaborarse dentro del marco de la Agenda Urbana para Comodoro Rivadavia


  • Miércoles, 16 de Agosto de 2017

ORDENAMIENTO TERRITORIAL

EL COLEGIO DE ARQUITECTOS PROPONE AVANZAR EN UN CAMBIO DE PARADIGMA PARA PENSAR Y PROPONER UN MODELO DIFERENTE DE DESARROLLO URBANO PARA LA CIUDAD.



El Colegio de Arquitectos del Chubut entregó al Concejo Deliberante un primer análisis sobre lo que considera debería ser el espíritu del proyecto de Ordenanza de Plan Urbano de Comodoro Rivadavia, en el marco de la amplia convocatoria que tuvo el llamado para pensar y definir dicha normativa.

En primer lugar, el colegio de arquitectos considera que deberá darse el marco legal que corresponda para instalar un modelo “Colaborativo”, en el cual los equipos técnicos del municipio, planifican y desarrollan proyectos en colaboración con otras instituciones y organizaciones ciudadanas y de modo vinculante; asegurando una “coproducción y legitimación” de los resultados.

En el plano del código urbano, el Colegio de Arquitectos sostiene que la ciudad a configurar deberá ser: inclusiva, resiliente y sustentable.

Pero para avanzar en todo ello, el colegio cree que hay que determinar una agenda urbana, que analice íntegramente todas las características de la ciudad y se defina el modelo de ciudad que necesitan los comodorenses.

El documento completo del Colegio de Arquitectos se transcribe a continuación:

CONSIDERACIONES GENERALES 

El Colegio de Arquitectos aporta, en una primera aproximación a esta convocatoria, la conceptualización de lo que entiende, debería ser el espíritu de esta normativa. 

Las políticas que este nuevo código de planeamiento urbano en consideración tiene que instalar, necesariamente, deberán revertir la falta de inversión en el territorio de nuestra Ciudad; conteniendo a su vez con obstinación el avance de la expansión urbana descontrolada, propiciada muchas veces desde el mismo estado. 

También deberán detener el deterioro ambiental, respetando simultáneamente patrones precedentes y los marcos históricos y patrimoniales. 

No menos importante es que deberá corregir los modos de habitar y de hacer ciudad, nuevos paradigmas en cuanto a la entorno natural y al espacio público como articuladores de la vida comunitaria.- 

No es una ordenanza más; concebida como “ley de leyes” será una poderosa herramienta de gestión, que desde el mismo instante de su promulgación y puesta en vigencia cargará al ejecutivo con la obligación de tomar acciones de reorganización interna imprescindibles. 

Las mismas pasarán necesariamente por una nueva estructuración y potenciación del área y oficina de planeamiento o desarrollo territorial y a su vez deberá acortar la esfera decisora de la actual secretaria de tierras, transformándola en sector dependiente del anterior. De tal manera la política de tierras y la gestión territorial quedarán articuladas al pasar por una sola línea de decisión. 

Desde ese mismo momento en adelante, será muy necesario un mayor grado de participación de la ciudadanía en la planificación y producción de políticas públicas urbanas. 

De acuerdo con las conclusiones del FORO CIUDAD, jornada de amplio debate interdisciplinario e interinstitucional que promovió el Colegio de Arquitectos y que contó con la participación de 54 ciudadanos, con presencia de estamentos municipales, provinciales y de la nación, consideramos que deberá darse el marco legal que corresponda para instalar un modelo “Colaborativo”, en el cual los equipos técnicos del municipio, planifican y desarrollan proyectos en colaboración con otras instituciones y organizaciones ciudadanas y de modo vinculante; asegurando una “coproducción y legitimación” de los resultados. 

Hemos visto que el modelo de Estado “en soledad” no ha funcionado por lo cual creemos necesario fomentar la participación y el involucramiento institucional y ciudadano en el acceso a la información, el conocimiento y el debate sobre los temas de la ciudad, que permitan avanzar en un modelo colaborativo de co-producción de políticas públicas urbanas. 

La modalidad será un muy adecuado primer paso para garantizar “continuidad” en los planes urbanos, siendo detectada su ausencia como falla crónica en las administraciones de Ciudad. 

Ha quedado suficientemente demostrado a través de sucesivas gestiones municipales que los tiempos de proyección de una ciudad a 6, 8, 10, 20 años supera con creces los de un gobierno. 

No hacerlo supondrá el primer paso hacia la transformación en letra muerta de esta esperanzadora ordenanza, quedando frustradas las expectativas y malgastados los enormes recursos puestos por el estado y terceros intervinientes en su materialización. 

Asimismo, en el FORO CIUDAD quedó claro que resulta “imprescindible” realizar un verdadero cruce y articulación de los datos emergidos de los estudios de las distintas disciplinas, para asegurar las correctas intervenciones que se hagan sobre la ciudad, sean éstas de reparación, reconstrucción o refundación de la misma y para aprovechar debidamente la enorme masa crítica técnica e intelectual de gran calidad que existe en nuestra ciudad. Dicho de otro modo, falta definir la implementación de los límites que establecen las condicionantes geológicas, hídricas, geográficas y sociales, en general. Esto deberá estar reflejado en el código de planeamiento a aprobarse. 

Hay que determinar una agenda urbana, que analice íntegramente todas las características de nuestra ciudad y se defina el modelo de ciudad que necesitamos los comodorenses. Analizar el estado actual e ideal del puerto, de la industria y de todos los sectores productivos factibles a desarrollar. 

La Agenda Urbana, debe tener en claro los objetivos, productos, modalidad de trabajo y cronogramas de actividades 

CONSIDERACIONES SOBRE EL CODIGO URBANO 

Al considerar que se implementa el modelo “Colaborativo”, es necesario incluir a todas las entidades que participen de ahora en adelante en la planificación urbana, de modo que sean ellas en conjunto con todos los sectores técnicos de la municipalidad las implicadas en ir analizando y modificando el código periódicamente, según lo establece la propia ordenanza que propone este código. 

Consideramos que los objetivos a lograr deberían ser más abarcativos. Además, las estrategias planteadas, con las que acordamos plenamente, deberían estar reglamentadas de manera tal que se puedan ver concretadas en el proceso. 

En cuanto a la estrategia que se refiere a la “conservación del patrimonio” queremos puntualizar: 

“El patrimonio urbano, material e inmaterial, constituye un recurso capital para mejorar la habitabilidad de las zonas urbanas y fomentar el desarrollo económico y la cohesión social en un contexto de cambio mundial. El futuro de la humanidad depende de la planificación y la gestión eficaces de los recursos, por lo que la conservación se ha convertido en una estrategia de conciliación sostenible del crecimiento urbano y la calidad de vida” (UNESCO 2011) 

ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios que depende y asesora a UNESCO) recomienda a las autoridades municipales, provinciales y nacionales que adopten las medidas necesarias relativas a la protección del patrimonio cultural, natural y ambiental para aplicar en los territorios de su jurisdicción. 

Esto es propiciar la formulación de un plan de acción para el desarrollo sustentable y humano, de carácter regional y local, que habilite la integración y concertación de todos los sectores y la participación activa de la comunidad en el diseño del territorio, que implique un apolítica estratégica en relación al patrimonio natural, cultural y ambiental, que contemple las siguientes líneas: 

1- Identificación y catalogación de los bienes patrimoniales 

2- Capacitación 

3- Normativa 

4- Profesionalización del sector público 

5- Estimular la participación del sector privado 

6- Definir estrategias de promoción de financiamiento, exenciones y beneficios, reconociendo su potencial como motor de desarrollo 

7- Salvaguardia de los entornos de las poblaciones y áreas patrimoniales 

8- Promover la investigación y la transferencia de conocimiento 

Con estas observaciones relativas a los temas de patrimonio queremos decir que hay que revisar todo el apartado. 

En suma, el Colegio de Arquitectos sostiene que la ciudad a configurar a través de esta herramienta que es el Código de Planeamiento Urbano, deberá ser: INCLUSIVA, RESILIENTE Y SUSTENTABLE, según se entiende a través de las planificaciones urbanas en el mundo, en la actualidad. 

INCLUSIVA: una ciudad donde toda la población puede acceder a los beneficios que ofrece la ciudad para vivir. (servicios básicos, adecuados medios de transporte, equipamiento: salud, educación, vivienda, goce del ocio y del derecho a la ciudad).

Entendiendo también la necesidad de un fuerte trabajo sociocultural, para articular mecanismos que concienticen sobre la importancia de arraigar, cuidar, respetar las normas que rigen la vida cívica, desde la asimilación de las restricciones al uso, a la construcción, a la capacidad portante del suelo, a las condiciones de su saneamiento, sus escorrentías naturales, etc. 

RESILIENTE: una ciudad capaz de resistir a los riesgos ambientales, sociales y económicos y recuperarse rápidamente. 

SUSTENTABLE: entendiendo por ciudad SUSTENTABLE aquella que resguarda y promueve 

- la inclusividad 

- la implementación de acciones de renovación urbana con el fin de favorecer la consolidación de la ciudad y parar el crecimiento descontrolado. 

- el desarrollo de la producción de sus alimentos (agroecología); la economía y el consumo de proximidad y su distribución. 

- la reducción de emisiones de gases contaminantes y el control -en todas sus formas del malgasto de energías finitas, promoviendo el desarrollo de las energías renovables. 

- la preservación y reconstitución del tejido social. 

- El manejo responsable del agua, elemento tan preciado en nuestra ciudad, que conlleva a un mejor uso del mismo (medidores domiciliarios) y la posibilidad del tratamiento de las aguas grises y su posterior reutilización para riego. 

Que la ciudad cuente con un Código Urbano, es un planteo correcto y necesario. Pero la definición de zonificaciones, usos, indicadores de urbanización y edificabilidad, sin tener definidas las políticas y proyectos que materializan el modelo territorial que se pretende (policéntrico, compacto, controlando la dispersión, con una conectividad eficiente y eficaz y que incorpore la variable riesgos y vulnerabilidades), no solo no es bueno, sino que puede ser contraproducente. 

El progreso del territorio no puede garantizarse sin una infraestructura y una red de servicios de calidad. En este aspecto se incluye tanto la conectividad interna como la conectividad de la ciudad en su escala regional y/o nacional. Asimismo y en el mismo sentido es necesaria una buena oferta de servicios básico para la actividad económica pero sobre todo para calidad de vida de sus habitantes: agua, energía, control ambiental. 

En síntesis estamos convencidos que la garantía de éxito de esta herramienta radica en establecer nuevos ACUERDOS SOCIALES que procuren su CONTINUIDAD a través del tiempo y asimismo entendiendo que las ciudades están compuestas por habitantes que continuamente cambian de manera individual o colectiva, y por tanto toda herramienta que tenga como fin el ordenamiento de la ciudad deberá ir adecuándose periódicamente a fin de no perder vigencia y legitimidad.- 

A partir de los acontecimientos vividos por la ciudad y en línea con lo planteado por la Nueva Agenda Urbana (ONU-Quito 2016), se propone avanzar en un cambio de paradigma para pensar y proponer un modelo diferente de desarrollo urbano para Comodoro Rivadavia. 

El Código es importantisimo para el ordenamiento territorial, pero debe elaborarse dentro del marco de la Agenda Urbana para Comodoro Rivadavia. 

Es necesario que se genere una comisión de especialistas, que indique las medidas transitorias que deberían ser tomadas en el corto plazo para evitar mayores inconvenientes: por ejemplo, no autorizar intervenciones (construcciones, urbanizaciones) en áreas de riesgos. El grupo interdisciplinario que señalamos podría armar una cartografía de riesgos y alertas mientras se trabaja en el desarrollo integral de la planificación territorial de la ciudad de Comodoro Rivadavia. 

Agradecemos la convocatoria y continuamos con nuestro compromiso de contribuir en “Reparar, Recontruir, Refundar” nuestra querida ciudad. Sin otro particular, saluda atentamente. 

Comision Directiva CaCh R1

 

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.