• Miércoles, 24 de Enero de 2018

IMPOTENCIA versus UNIDAD


  • Jueves, 29 de Junio de 2017

LA DEMOCRACIA A VECES NOS DA SORPRESAS. ALGUNAS POSITIVAS, OTRAS TRISTES. LO POSITIVO ES CUANDO HAY COHERENCIA ENTRE LO QUE SE DICE Y LO QUE SE HACE, CUANDO SE PUEDE MIRAR A LA CARA A LOS CIUDADANOS Y SABER QUE SE PUEDE CAMINAR CON LA FRENTE ALTA.



La Constitución nacional es sabia, y la forma de gobierno establecida es republicana. Para quienes democráticamente han sido elegidos representantes, también tienen la obligación de ser republicanos. Esto significa entre otras cosas: rendir cuentas, ser transparente, dar publicidad a los actos de gobierno, ser responsables ante la mirada de la sociedad.

Nadie debe ofenderse si el Gobernador Mario das Neves se planta y dice lo que se hace con los fondos públicos, junto a cada funcionario provincial. Es nuestra obligación y estamos orgullosos de ser transparentes. También como ciudadanos tenemos el derecho a exigir la rendición de cuentas. 

Explicar a la sociedad lo que se hace con el dinero de todos no es demagogia. Se llama responsabilidad republicana, y los que se sienten impotentes frente a la fuerza de la ley y a la honestidad política apelan a la descalificación, al insulto, a la mentira. 

Los gobernantes tienen la obligación de equilibrar las tensiones sociales, y ese es un rol fundamental de la política y de los políticos. No se puede alegremente abrir la boca y mentir descaradamente. No se pueden generar conflictos donde no los hay. No se puede profundizar la desazón de muchos comodorenses jugando al Robin Hood berreta, dejando de lado la responsabilidad republicana. Este lamentable escenario causa tristeza democrática.

 

Nuevamente en Comodoro Rivadavia asistimos al triste espectáculo de la bajeza política, la victimización mentirosa y el juego cruel de no llevarle tranquilidad a la gente, como si el rol del patotero del barrio sirviera para algo en la solución de los problemas.

Es muy claro el espíritu del gobierno provincial que ha demostrado cabalmente el señorío y la preocupación por acompañar a los comodorenses, a pesar del sistemático destrato del gobierno local. Los ciudadanos están cansados de la mediocridad, y es evidente que la distancia entre el municipio y lo que los comodorenses piensan es cada vez mayor.

La impotencia política se expresa hoy mediante más de lo mismo: grosería. Mientras que la unidad se expresa en un proyecto político coherente, firme, de gestión comprometida.

¿Cuánto más veremos mentir hasta las próximas elecciones? Gritos de impotencia y grosería, versus Unidad y Honestidad política. 

La UNIDAD del gobierno provincial es evidente, la calidad de la gestión es evidente; tanto como la sobreactuación impotente de un gobierno municipal que perdió el rumbo.

Por más democracia, por más respeto, por más Chubut para Todos.

 

 Marcial Paz

Dejanos tu comentario

Su comentario estará disponible a la brevedad.